Más allá de la cosmética natural: El cuidado de la piel va más allá del uso de un cosmético natural indicado para uno u otro tipo de piel. La piel, el órgano más grande de nuestro cuerpo, está viva y responde rápidamente al medio; tanto a factores exógenos (contaminación, alimentación, consumo de tabaco, actividad física, clima…etc.) como a factores internos (endocrinos, alteraciones del sistema nervioso y emocionales). La cosmética natural no puede dejar de ver, algo tan fundamental como son los aspectos psicológicos y emocionales que poseen enorme influencia en el estado de nuestra piel. Es ahí donde la FITO-COSMÉTICA AROMATERAPÉUTICA juega un rol esencial para ayudar a equilibrar la piel, devolviéndole salud y luminosidad.

Deseamos vernos bien, pero topamos con la realidad, cuando ésta nos dice que ahora pasamos por un momento de tensión y estrés y la luz de nuestra piel se apaga, acentuándose las líneas de expresión, o bien, pasamos un sofoco y aparece un eczema o erupción aparentemente sin motivo, teníamos acné y ahora parece que éste se acentúa…etc, y así son múltiples las respuestas de la piel a diferentes factores psicológicos y emocionales, muchas veces relacionados con el estrés y la tensión emocional. De la misma forma cuando estamos alegres, distendidos y serenos la piel aparece relajada y luminosa. La piel refleja así nuestro estado interior.

La FITO-COSMÉTICA AROMATERAPÉUTICA ayuda a mantener y equilibrar la salud de la piel. La característica principal de este tipo de cosmética natural es la presencia en su formulación de aceites esenciales puros, definidos botánica y bioquímicamente, obtenidos únicamente a través de la destilación al vapor de agua, sin el uso de solventes químicos y procedentes de una destilación completa que garantiza su autenticidad y todo el contenido en sus principios activos.

Los componentes aromáticos que contienen los aceites esenciales, actúan a nivel fisiológico y celular, pero también poseen una influencia única sobre nuestras emociones y estado de ánimo. Actúan estimulando la producción de endorfinas, que potencian un estado de bienestar inmediato. La piel y el cerebro están íntimamente relacionados, provienen del mismo tejido embrionario y se comunican a través de neurotransmisores que aseguran una relación estrecha entre las fibras nerviosas y las células de la piel. Estas células mensajeras de placer y bienestar son capaces de participar en la lucha contra la pérdida de luminosidad y la aparición de arrugas.

Es así como los cosméticos fito-aromaterapéuticos pueden ayudarte a equilibrar tu piel y proporcionarle la información que necesita para restaurar su equilibrio original al tiempo que influyen positivamente en nuestro estado de ánimo y equilibrio emocional.

Maribel Saiz Cayuela Lda. Ciencias biológicas. Directora técnica de Arôms Natur.