La cosmética natural y biológica, se fundamenta en el respeto por lo que verdaderamente es nuestra piel: un órgano vivo, formado por una incesante actividad celular, metabólica, de nutrición y eliminación de toxinas. 

La piel es el órgano más grande que poseemos, formada por 3 capas que se superponen: la epidermis, la dermis y la hipodermis o tejido graso subcutáneo. En las que encontramos, además de las células epidérmicas, células del sistema inmune, melanocitos, células del sistema nervioso, fibroblastos y adipocitos. Además a la piel se agregan otros sistemas anexos, como son el sistema pilo-sebáceo, las glándulas sudoríparas, las glándulas apocrinas y las uñas.
La piel posee diferentes funciones que son el reflejo de su comunicación con el interior y el exterior; por un lado es un órgano de protección y barrera frente al exterior, pero que al mismo tiempo responde a los cambios que se dan en el interior. Además posee una función sensitiva, puesto que a lo largo de toda su superficie contiene receptores sensitivos de tacto, temperatura, dolor, que nos permiten reconocer la intensidad y procedencia de los estímulos. La piel posee también funciones metabólicas, de reserva y es un órgano de gran complejidad inmunológica.
La Piel constituye en realidad una barrera viva, que interacciona constantemente con el medio externo e interno en el que se encuentra. El aspecto de la piel manifiesta pues todo lo que sucede en nuestro interior, a nivel metabólico, hormonal, intoxicación, estrés o estado anímico, cansancio…etc…. Pero además la piel se ve influenciada por factores externos o medioambientales, tales como la contaminación, el aire puro, el sol, la humedad, el viento etc…. además de los cuidados que podamos proporcionarle nosotros.

Nuestra salud y por ende la de nuestra piel es el fiel reflejo de nuestro equilibrio bioquímico, depende por un lado de los alimentos y líquidos que ingerimos, del aire que respiramos, pero también de todo aquello que penetra a través de nuestra piel, es decir de todas aquellas sustancias contenidas en los cosméticos empelados para el cuidado de la piel.
La cosmética natural y ecológica, tiene como objetivo actuar a nivel celular, reestablecer el medio en el que se haya la célula, y aumentar su valor defensivo.

1.-Acción celular:
El biocosmético actúa equilibrando la piel, a través de una acción celular profunda. Renueva la membrana celular, a través del aporte de ácidos grasos esenciales (Ω-3, Ω-6) procedentes de aceite vegetales vírgenes, confiriendo a la célula fluidez y optimizando las funciones de nutrición y detoxificación celular, actúan también regula el funcionamiento de la célula epidérmica, a través del aporte de fito-activos específicos que proceden de plantas medicinales, todo ello se reflejará en un cambio, progresivo en el aspecto de la piel, a medida que se va utilizando, la piel recobrará progresivamente su vitalidad y luminosidad. La presencia de aceites esenciales en la cosmética natural y ecológica, permite que el cosmético pueda tener una acción mucho más profunda, puesto que determinadas moléculas aromáticas presentes en los aceites esenciales son capaces de actuar sobre las células específicas, sobre las cuales no puede actuarse con la cosmética convencional, como son las células del sistema nervioso y de defensa de la piel.

2.- Acción sobre el manto hidro-lipídico o el NMF (Natural Moisturizing Factor) o factor natural de hidratación:
DIferentes estudios científicos demuestran que el aporte natural de ácidos grasos esenciales (Ω-3 y Ω-6), que procede de los aceites vegetales vírgenes ( avellana, argán, karité, nuez albaricoque, sésamo), es fundamental para Redensificar y remineralizar el manto hidrolipídico, frenar el proceso de envejecimiento y desecación cutánea, aporte que solo puede realizarse a través de los aceites vegetales verdaderamente vírgenes de 1ª presión en frío, que no hayan sufrido ningún calentamiento, que pueda alterar a nivel molecaular la cadena de los ácidos grasos.
Además el contenido en aguas florales y aceites esenciales, juega un papel muy importante en la regulación del ph cutáneo.
3.- aumentar la capacidad defensiva de la piel. El aporte de sustancias de acción antioxidante como la vitamina-E natural, diferentes tipos de carotenoides, y bioflavonoides, actúan fijándose a las membranas celulares, previniendo de la peroxidación de los ácidos grasos que la forman y neutralizando radicales libre. La piel recobra así la capacidad de defenderse de las agresiones externas e internas. El tratamiento con cosmética natural de manera continuada hace que nuestra piel esté más protegida.
Los resultados se obtienen siempre con la aplicación de productos auténticamente naturales, no con los que montados al carro de “ lo natural “; o con un marketing de lo natural; nos dicen que contienen determinadas sustancias naturales; como la avena, la miel, aloe vera… etc… cuando en realidad estos productos están presentes en una concentración muy pequeña del producto y el resto de ingredientes son fundamentalmente productos químicos.
El creciente interés por lo natural; ha hecho por un lado que la industria del cosmético incluya en sus productos plantas medicinales y sustancias naturales, sin eliminar los productos químicos que contienen, apoyados por un fuerte marketing de “lo natural”.
Los productos químicos contenidos en los cosméticos convencionales, pueden alterar el delicado equilibrio bioquímico celular, sobrecargando las vías orgánicas de eliminación, principalmente hígado y riñones, pero además muchos de estos ingredientes se han puesto en cuestión por sus propiedades nocivas a largo plazo ( como los conservantes ( parabenes ), emulsificantes, ftalatos, siliconas, agentes peliculantes, derivados del petróleo como las parafinas ( parafinum líquidum, petrolatum), el propilenglicol(PGL)…etc…
La cosmética auténticamente NATURAL Y ECOLÓGICA, no contiene ninguno de estos ingredientes, solo proporciona a la piel ingredientes naturales y de origen natural.

EL INCI:Nomenclatura internacional de los cosméticos.
El INCI es la nomenclatura internacional de ingredientes de la cosmética, que establece las reglas según las cuales tiene que figurar los ingredientes en el etiquetaje de los cosméticos. Los ingredientes se denominan en latín y se enumeran en línea decreciente, según la proporción en la que se encuentran; es decir que la sustancia que se encuentra en mayor proporción se enumera primero y así sucesivamente. Solo leyendo la lista de ingredientes INCI; que tiene que estar presente en el embalaje y etiquetaje del cosmético, podremos identificar cuando un cosmético contiene sustancias químicas u obedece verdaderamente a una composición enteramente natural.
¡¡ Leer las etiquetas ¡¡ es fundamental. No debemos únicamente fijarnos en el texto que define el diseño del envase; ej: crema a la aloe vera…… Hay que mirar los Ingredientes INCI; esta crema no tendrá mucho valor si el ingrediente aloe vera, se encuentra al final de la lista después de un sinfín de materias primas químicas.

- ¿Cómo distinguir un cosmético NATURAL Y ECOLÓGICO ?
Un cosmético NATURAL Y ECOLÓGICO, lo distingue su composición; contiene ingredientes vegetales que proceden de la agricultura ecológica-controlada y el resto de sus ingredientes poseen una procedencia vegetal o mineral natural, en una proporción mínima del 95%. Según las reglas que establecen los organismos certificadores de la producción y agricultura ecológica.
Para la fabricación de una crema, champú o gel corporal; es necesaria también la intervención de otras sustancias para conseguir que los ingredientes se mezclen a la perfección y además pueda, esa emulsión, conservarse. Estos ingredientes responden al nombre de: tensoactivos (emulgentes), antioxidantes, y conservantes. Finalmente el aroma del cosmético se lo confiere lo que en los INCI se menciona como parfum. En este sentido para la fabricación de cosméticos naturales y ecológicos se utilizan las siguientes sustancias:
- Los TENSOACTIVOS (o emulgentes ) que se utilizan en la fabricación de cosméticos naturales y ecológicos, se han producido a base de materias primas totalmente naturales y renovables, procedentes del aceite vegetal virgen de coco y del azúcar de caña. Se trata de sustancias especialmente suaves con la piel, que no alteran en ningún momento sus funciones naturales de nutrición y detoxificación, además son respetuosas con el medio ambiente puesto que son 100% biodegradables.
- los conservantes: son conservantes alimentarios, como el sorbato potásico
y el ácido cítrico, a la que se suma el efecto conservante de los aceites esenciales.
- El perfume; son sustancias que obedecen a un verdadero aceite esencial, y no a
un aroma sintético.
Un cosmético NATURAL Y ECOLÓGICO; No contienen colorantes, conservantes ni fragancias o aromas de síntesis, parafinas u otros derivados del petróleo, siliconas ni ftalatos. Tampoco materias primas derivadas de animales, ni productos OGM ( genéticamente modificados).
- ANTI-OXIDANTES: normalmente obedece a la VITAMINA-E natural ( tocopherol )

El cosmético NATURAL Y ECOLÓGICO se caracteriza por ser:
1.- Producto natural y materias primas
vegetales y procedentes de la
agricultura ecológica, no OGM.

2.- 100% biodegradable, respetuoso con
el medio ambiente.

3.- Gran tolerancia dermatológica

4.- No altera las funciones naturales de
la piel de nutrición y detoxificación,
respetuoso con la piel.

5.- Resultados excelentes, puesto que
son productos que nutren y regeneran en
profundidad y aportan a la piel casi un
100% de principios activos, ayudándola
a optimizar sus funciones.

6.- Productos ÓPTIMOS, para pieles con
problemas ( eczemas, alergias, dermatitis...)

Maribel Saiz Cayuela
Lda. Bióloga. Dir.Técnica de ESENTIAL’ARÔMS